Navigation Menu+

Entrevista de Septiembre de 2018 | Rosa María Rivas Aguilar

Quiere viajar y conocer otras culturas, sabe perdonar y valora mucho su integridad. Rosa María no aloja miedos pero sí muchas esperanzas, porque sabe que lo mejor está por llegar.

Conoce a Rosa María, de 37 años, casada (sin hijos), que labora como ingeniero de soporte y encargada de su localidad en la cuenta Bimbo en Irapuato desde 2005.
.
.

.
¿Qué cosas te permites, pero sabes que no deberías?
Me considero una persona íntegra y consciente, no suelo hacer cosas indebidas si afectan tanto a mí como a los demás.

¿Qué crees que recuerdan las personas sobre ti?
Creo que depende de las personas… En mi familia que sientan que disfruté mi vida al máximo y que hicieron una gran persona de mí.
Los amigos que era una persona alegre, solidaria, honesta y comprometida. Para los conocidos, como una persona íntegra, alegre y responsable.

¿Has actuado de forma que luego en retrospectiva sientes que no eras tú en ese momento?
No, creo que no. Solía ser impulsiva pero nunca de forma que afectara mis ideales.

¿Eres excesiva o más bien medida?
Depende del contexto hacía qué fin, porque cuando quiero algo soy excesiva hasta lograr la meta. Dicen que hay más tiempo que vida, pero la verdad el tiempo se agota y es cuando siento que hasta no llegar al objetivo no hay descanso.

Si pudieras adquirir una habilidad nueva ¿Cuál escogerías?
La habilidad de aprender varios idiomas para poder conocer nuevas culturas y poder entablar conversaciones con otras personas.

Si pudieras cambiar un solo hecho de la historia universal, ¿Cuál cambiarías y por qué?
La esclavitud. Es muy triste que a lo largo de la historia hubo personas que trataran de aprovecharse del más débil o necesitado, y que otros fueran castigados tan sólo por su color de piel.

.
.

¿Cuál es el mejor consejo que le podrías dar a alguien?
Que viva cada momento aprendiendo y haciendo lo que le apasione.

¿Crees que hay un plan “superior” que determina tu destino?
Sí. Soy una persona de mucha fe, creo en Dios y que él nos pone en el camino con las herramientas necesarias y uno decide que usar… ahí entra el bien o el mal.

¿Te premias por tus logros? ¿Cómo lo haces?
Sí, disfrutando un lindo viaje, comprando un buen libro o comiendo un exquisito platillo.

Borrarán tu memoria y sólo puedes conservar un recuerdo ¿Cuál sería?
Es muy complicado escoger sólo una o elegir una de tantas… 

Creo que escogería mi primer viaje a Guanajuato cuando mis papás me dejaron ir sola a tramitar mi certificado de preparatoria en la Universidad de Guanajuato. Siempre había estado acompañada, fui una “hija de papá y mamá”. Pero en ese viaje mis papás confiaron en mí y la libertad que experimente al no saber cómo llegar o el simple hecho de ya valerme por mí misma… Tengo muy vívida esa imagen de cuando llegué y me senté meditando que tenía que empezar a vivir lo mejor de mi vida. En ese momento había muchas mariposas blancas que volaban y así quería ser yo: disfrutar cada viaje, cada momento y ser responsable para escoger entre lo bueno y lo malo.

Ese fue un momento muy importante de mi vida.

¿Qué cosas te mueven hacia adelante?
Mi familia, son todo para mí.

¿Qué cosas te paralizan?
La pérdida de un ser querido. Porque con la muerte no hay paso atrás.

¿Qué miedo has superado últimamente?
Mi padre me enseñó a que no debo tener miedos. Si le tenía miedo a algo debía enfrentarlo y si me caía, las mismas veces me tenía que levantar.
No le llamo miedos, le llamo “pequeños obstáculos que debo de pasar”.

¿Cómo actúas frente a una ofensa? 
Creo que estoy en el momento que debo vivir y no preocuparme por la gente que me hace daño. Es momento de perdonar porque en esta vida todo pasa y mi deber es buscar la felicidad, no amargarme por personas que no supieron valorarme. Ante una ofensa simplemente me alejo y los dejo en manos de Dios.

¿Qué tan empática eres? ¿Siempre fue así? 
Soy buena escuchando y aconsejando, soy sensible a las personas cuando tienen problemas, me gusta ayudar y compartir experiencias. Siempre he sido así. Mi papá me comentó que me equivoqué de carrera por que me involucro con las personas.

Puedes elegir cualquier sitio en el mundo para retirarte, ¿Cuál escogerías?
Iría a Santorini, Grecia. El diseño de la ciudad, la tranquilidad que se refleja el mar. Poder sentir la brisa del mar es como un respiro.

¿Dónde te ves en 10 años?
Me veo llena de vida, teniendo nuevos retos e ilusiones. Viajando por el mundo y conociendo diversas culturas.

¿Te sientes expuesta y/o vulnerable al responder este cuestionario o lo ves como una oportunidad para que te conozcan mejor?
No me siento expuesta, ya que soy una persona que le gusta compartir experiencias de vida.

 

.-

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *